No importa a cuantas clases de yoga vayas o cuan calmado trates de estar, la vida te arrojará momentos estresantes. Un día te darás cuenta de que olvidaste que la fecha de entrega de una presentación de trabajo es dentro de una hora y al mismo tiempo la maestra de tus hijos te llama por unos problemas que tuvieron en la escuela. Cuando suceda algo parecido y comiences a estresarte, hay actividades que puedes realizar para relajarte un poco. Cada persona es diferente, sin embargo, puedes intentar cualquiera de estos ejercicios:

RESPIRA PROFUNDO

La clave es utilizar tus pulmones, no sólo el pecho. “Cuando realizas ejercicios de respiración diafragmática, debes expandir tus pulmones desde arriba hasta la parte inferior, de esta manera obtendrás un intercambio de oxigenación correcto. Tu corazón no tiene que trabajar tanto, tu presión sanguínea y ritmo cardiaco disminuyen.” Comenta Alice Domar, profesora de la escuela de medicina de Harvard y directora del Centro Médico de Salud Mental y Corporal Domar. Intenta realizar respiraciones lentas y profundas, expande tu pecho y estómago mientras cuentas hasta cuatro. Después, mientras exhalas cuenta de regreso a uno. Realiza las respiraciones entre tres y cuatro veces para que comiences a sentirte relajado.

ABRE TU APLICACIÓN DE FITBIT 

¿Necesitas un poco más de ayuda? Si tienes un Fitbit Charge 3, Fitbit Ionic o Fitbit Versa, podrás encontrar la aplicación Relax. En ella, encontraras instrucciones que te guiaran para realizar los ejercicios de respiración. La aplicación monitorea tu ritmo cardiaco y viene con un patrón personalizado de respiración que te ayudará a relajarte en solo dos minutos (también se tiene una sesión de 5 minutos).

PON UNA CARA FELIZ

“Sonreír puede ser una estrategia sencilla e impactante para varios de los músculos de la cara que están conectados al nervio vago, lo que facilita la relajación”, comenta Heidi Hanna, directora ejecutiva del American Institute of Stress y autora de Stressaholic. ¿No puedes sonreír en el momento? Imagínate haciéndolo. “Incluso sólo pensar en sonreír puede estimular suavemente esos músculos para ayudar a relajarte, ¡e incluso puede dar una verdadera sonrisa! comenta Heidi.

TU CEREBRO PUEDE AYUDAR

Si estas por perder el control, te recomiendo algo que se llama para, respira, reflexiona y elige,” comenta la Dra. Domar. Aquí está como funciona: primero, visualiza literalmente una señal de alto. Después respira profundo y lento, cuando te calmes un poco reflexiona qué es lo que realmente está sucediendo y porque te está causando tanto pánico. Por último, pregúntate qué es lo que puedes hacer en ese momento para sentirte mejor, como llamar a un amigo o salir a caminar. “Tu mente normalmente piensa lo peor que puede pasar y eso no ayuda mucho,” dice el Dra. Domar. “Este proceso te puede ayudar a detener el pánico”.

¡MUEVETE!

“Cuando tengas un estrés agudo, no siempre es fácil olvidarlo y calmarte”. Comenta Belisa Vranich, psicóloga clínica y autora de Breathe. “Cuando te estresas, tu cuerpo actúa como si estuvieras realmente en una situación físicamente peligrosa, por ello la necesidad de lucha o huida. Alguna actividad física puede ayudar a calmarte”. Belisa recomienda salir a correr en la cuadra, hacer 10 burpees o encontrar alguna actividad que metabolice la respuesta el estrés. Como resultado serás una persona más tranquila y feliz.

Sobre El Autor

COFOUNDER - Mexicano de hueso colorado, joven apasionado por los productos de skincare y cuidado personal, los viajes, la fotografía y la producción digital de videos. 📷 YOUTUBE: https://www.youtube.com/rogergilmx 📷 MI INSTAGRAM (@ISROGERGIL): https://www.instagram.com/isrogergil/ 💻 MI BLOG: https://www.ISROGERGIL.com/

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.