Es impresionante la asombrosa capacidad que tenemos para complicar nuestra existencia, es por ello que hoy te presento la simpleza con que podemos mejorar nuestros días y no hablo de cuestiones filosóficas ni reflexivas…

1. ¡Desayuna apropiamente!

No hace falta ser nutriólogo para saber que un café de máquina y una galleta no son la mejor opción para comenzar tu día. ¡Nunca salgas de casa sin probar bocado! Es el siglo XXI y afortunadamente contamos con video tutoriales para preparar desayunos en menos de 5 minutos.

2. No utilices ropa incómoda

¿En verdad crees que alguien puede ser feliz metiendo la panza todo el día? Así que aunque ese suéter sea muy lindo debiste haberlo comprado de tu talla, y debo de hacer una aclaración: la comodidad y el buen gusto no tienen que estar peleados.

3. ¡Guarda ese celular!

Acéptalo, no eres el más grande empresario del país como para tener que llevar el celular a todas partes, es una exageración el que las personas lo lleven consigo hasta para entrar al baño. Mientras comas o estés en una cita permítete librarte de el.

4. Quéjate menos y haz más

El punto es claro, muchas cosas no se resuelven en nuestras vidas por mero arte de magia, comienza a cambiar las cosas que no te gustan de ti o del mundo.

5. Escucha música

Enciende la radio al bañarte o pon tu playlist favorito al ejercitarte pero ten por seguro que sea lo que sea que hagas con música es mucho mejor.

6. Tómate tu tiempo

Me dirás que tu día está repleto de actividades pero siempre deberás buscar la forma de disponer tiempo para ti: lee un libro, ve al gimnasio, sal a caminar, ve una serie, prepara tu desayuno o qué sé yo, al final del día son actos de amor propio.

7. Sonríe

No sabrás la cantidad de puertas que se te pueden abrir con tan simple acto, refunfuña menos y saluda con una sonrisa al escuchar un “¡Buenos días!”, el mundo aunque en ocasiones lo parezca, no está en tu contra así que al mal tiempo… ¡Buena cara!

Salvador Ordinola

FacebookTwitterInstagramYoutube

Sobre El Autor

Fue en mayo del ’94 cuando descubrí que no estoy solo, nunca lo estuve, pese a ello 7670 días después decidí tomarme 3120 horas para la búsqueda del indicado, y mi vida tomó un nuevo rumbo. Mientras espero mi turno soy un explorador de la vida que día a día averigua el funcionar de esta. Estudiante de psicología social que espera salvar al mundo (Dicen que en el nombre va la “penitencia”). Psicodramatista en “Jugando con mis emociones” y Youtuber en “ExtraOrdinola”. Teatrero frustrado. Sensible, libre (o al menos eso quiero creer), con calidad de estrella, original e impertinente. Creo en las sombrillas amarillas y en el amor, creo en los caminos de ladrillo y creo en ti. Si es será y si no fue por algo pasó.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.