Estoy harta de las relaciones casuales, de la gente que “no quiere nada serio”, del ghosting, de tener que callar lo que siento porque el otro se puede asustar, de la palabra “ganado” y de la gente sin huevos.

Aún no entiendo de que asquerosa cloaca salieron los demonios de la falta de compromiso y del miedo a las relaciones de pareja.

Todos los días en consultorio, todo los días mis amig@s, sin importar el género u orientación, todos los días en la comida Godín es el mismo tema. La batalla eterna entre el “No wey, ya la cagaste, si les dices lo que sientes pierden el interés y se van a alejar” y el “Vas, lucha por esa persona o te vas a arrepentir, di lo que sientes”. Entre el “tiene que ser súper indiferente para sepa quien manda porque si no te agarran de pendejo” y el “échale ganas o alguien más se va a aplicar” pero “no les hables tanto porque te van a decir que eres muy intenso, pero igual si te dicen que no, ya no pierdes el tiempo”

Muchos huelen el terror que tienen las personas a estar solos. De inmediato piensan que el compromiso de estar con alguien significa “boda – gastos – fin de la alegría – hijos – adiós a mi vida – berrinche perpetuo – obligaciones – muerte y mediocridad” cuando realmente va más allá de eso. Un ME GUSTAS, TE QUIERO, significa “quiero conocerte, quiero pasar tiempo contigo porque me haces sentir feliz y me parece que puedo hacerte feliz yo también, quiero que me conozcas, quiero aprender cosas nuevas, quiero ser mi mejor versión y que tú seas la mejor persona, quiero inspirarte, quiero conocer el mundo entero contigo, quiero un día a día contigo que eventualmente puede o no volverse en felices por siempre o un felices 6 meses, Justo eso, felices, el tiempo que compartamos.” pero bueno, si son personas que cargan el vestido de novia en la cajuela y sienten que necesitan hijos ya para llenar sus vidas, también es válido, pero no nos ensucien el mercado. 

Nunca está de más replantearnos también si estamos viviendo nuestra soledad por convicción o porque es la papilla social que nos están dando a huevo. 

También se nos está enseñando a aceptar menos de lo que queremos solo por no estar solos. Nos doblegamos ante el “no quiero nada serio” y decimos “iraaa tú que honesto, no pues si, fue muy claro y hay que respetar y no intentar nada más, se vaya a enojar” y no somos honestos con nosotros mismos. Si queremos algo chido con alguien sin tantos rodeos, es igual de válido que quien quiere mantenerse solo. Y va de vuelta ¿Qué es lo que te hace feliz de vivir con muros, tan convencidos estamos de no querer nada con nadie o solo nos protegemos de la manera más cobarde?  

Las emociones nos ponen nerviosos. Pero a mi no. Aunque a veces haga que la vida sea dolorosa, vale la pena vivirla al límite, experimentando todas las maravillas del mundo. 

Yo soy una verga de vieja, y no quiero perder mi tiempo con alguien que salga y se escriba con 4 personas más. No quiero que alguien tenga que decidir entre yo y otra persona. No quiero que me usen para coger y que me digan que lo único que pueden ofrecerme es amistad pero no puedo salir con nadie más. Y estoy lista para ser la mejor novia y esposa que existe, como de igual manera estoy totalmente dispuesta a quedarme sola toda la vida por mi manera de ser. Y me encanta, porque me caigo increíble.

Siempre he creído que una pareja no es un trabajo extra. Es un oasis. Y que en una relación hay 3 personas: Tú. Yo. Nosotros.

Tienes que ser el 100% de ti mismo para compartirte al otro, y cada quien con su totalidad da el 50% de lo qué hay en una pareja. 100% feliz contigo, 100% con tus gustos, intereses, amistades, tus responsabilidades, tu tiempo contigo mismo.

Muchos dicen que no quieren compromisos pero si quieren todos los beneficios, y la verdad es qué hay muchas bondades en el compromiso. Se trata de ser un equipo. No se solo tener un accesorio más. Se trata de ponerse los guantes amarillos de lavar y de ponerse paliacate de negrita y chingarle. Además es mucho más saludable (comprobado científicamente) estar en una relación estable que en varias insignificantes.

No es solo tener alguien con quien salir increíble en las fotos, sino de hacer la vida más divertida y feliz. Les juro, que las mujeres no los necesitemos para resolvernos la vida no significa que sean menos hombres. Lo digo porque mis dos hermanas y yo literalmente hemos escuchado lo mismo 1000 veces y nos quejamos de lo mismo mientras nos cauterizamos las heridas con Ginebra. Siempre es un “eres demasiado independiente” como si eso fuera algo malo. Mi mamá me enseñó a siempre contar con mi propio dinero si me invitaban a salir, a pagar la mitad de la cuenta, a invitar a mi pareja de vez en cuando y pagar toda la cuenta y a ser generosa. A tener mi propio plan para regresar a casa y no depender de nadie, justo porque me explicó que uno no sabe lo que le cuesta al otro ganar su dinero en el Godinato o distribuir lo que le dieran sus papás (me enseñó eso cuando iba en primaria) y que una salida de dos horas podrían costarle no comer bien una semana, o el dejarme en casa podría costarle irse peligrosamente en bus o caminando. Si quieres estar con alguien, fuera de lo lindo o “caballeroso” que es que te inviten cosas cuando te pretenden, si realmente buscas un proyecto duradero de vida en pareja, eventualmente hay que hablar de dinero y ser un equipo, pues pueden haber épocas de ‘vacas flacas’ y de gastos fuertes donde uno puede apoyar más al otro, sin que eso signifique que valga menos como persona.

Y parece que eso, hasta al más fuerte hace sentir menos. Amigo, yo me encargo de lo mío y mi logística, pasemos tiempo juntos, no te estreses. Si me das tiempo y cariño, lo demás me lo consigo sola, yo te quiero, y tal vez te necesite para otras cosas como para que tus abrazos me hagan sentir completa cuando todo lo demás me sale mal, para aventar la bolsa y tomar una cerveza hablando de algo lindo mientras me haces sentir en casa, para que de vez en cuando me ayudes a abrir una jarra de mermelada imposiblemente sellada. Quiero sentarme en tu cara y sentarme con tu familia a comer. Estar contigo en la cima del éxito y apoyarte cuando todo se ponga negro.

No eres un cajero automático ni eres mi papá. Eres mi equipo, mi mejor amigo, mi familia, mi inspiración y mi amor y quiero que seas increíblemente feliz para ti y conmigo. No porque te necesito y tienes que cumplir un rol. Te quiero. Te admiro y te respeto por quien eres. La maravillosa persona que eres, por ti y tus valores, tu humor, tu inteligencia. No por lo que me puedes proveer solamente. 

Mi postura es firme. Abogo totalmente por decir lo que uno siente. La vida no está comprada y solo tenemos este segundo que me están regalando para leer esto, y después tendrán un minuto más para decidir cómo quieren vivir. Si en automático o en grande. Las personas no son eternas y nosotros tampoco, pero el Amor, el verdadero amor, no el amor Disney, ese prevalece por siempre. (Solo el amor como en “Encantada”, véala, sabrán de que hablo)

Amigos, yo siempre, siempre digo lo que siento y lo que quiero. Y me han mandado olímpicamente a la verga fácil unas 20 veces. Me han rechazado, me han friendzoneado, me han hablado bonito y me han dejado después de que cogemos, me han dejado por mis amigas, me han dicho que estoy demasiado gorda y que eso afectaría la imagen del otro, y sigo creyendo en que esa es la mejor manera de actuar y si me vuelvo a enamorar, voy a ir sin miedo a dar la cara. 

Debemos decir lo que sentimos porque merecemos respuestas, merecemos la libertad de no cargar con eso, y porque todos merecemos escuchar esas palabras alguna vez en la vida.

A pesar de todo, a pesar de la mierda de sociedad actual donde el compromiso no existe porque “quieren vivir muchas cosas que con pareja no pueden” (honestamente, no los veo haciendo mucho de sus vidas, pero bueno, pretextos mediocres siempre hay) puedo estar feliz y orgullosa de saber que he conocido y vivido el amor. El verdadero amor.

“La Santa Trinidarks Fett”, como le llamo a los tres hombres que más he amado en la vida me enseñaron todo lo que sé del amor en tres maneras distintas y aman al mismo personaje de Star Wars, fueron los únicos hombres con lo que hubiera querido tener hijos (Bebé Bruno,  Bebé Elver y Bebé Adolfo respectivamente) y que tenían las 3 cualidades más importantes para mi, que eran hombres que me traían de nalgas Físicamente, que admiraba Intelectualmente, y que me tenían hechizada Sexualmente.

Boba Fett 1 , mi novio y siempre estaré agradecida porque nunca dudó, ni un segundo en querer estar conmigo y en salir conmigo en serio para formar una pareja. Pusimos nuestras historias pasadas en una carpeta que archivamos en la Antártida y nos lanzamos con todo el miedo del mundo mientras nos conocíamos en el proceso. Nada de ghosting, nada de hacerse el difícil para interesarme y no contestarme un día si y 3 no. Porque fue mi mejor amigo y todo lo que sé de Star Wars es gracias a él. Me enseñó a hablar porque todo lo que uno se guarda tras una sonrisa mientras traga mierda tarde o temprano te rebota en la cara, como una pelota bajo el agua. Entre más lo ocultas, el putazo es más fuerte. Cosí mi sombra como Peter Pan y acepté  las partes más culeras de mi ser. Y tuve muchísimos errores tratando de ser la futura esposa perfecta, iba a mil por hora, lo quería todo. Estaba muy chiquita y seguía pensando que el amor desbordado y pasional todo lo podían y no me arrepiento en absoluto de nada de eso, porque lo amé más que a todo, incluso que a mi misma – error garrafal, aprendí del putazo – y me amaron con la misma intensidad con la que hoy me odian. Y eso también es algo interesante en un currículo personal.  

 

Boba Fett 2 mi mejor amigo, me enseñó que el amor tiene diferentes maneras de existir y lo que es el amor incondicional y la libertad. El amor no tiene que ser correspondido para existir. Se da y punto, sin esperar nada a cambio. Porque me hizo replantear absolutamente todo lo que quería y hacia donde caminaba. ¿Conocen esa sensación de que te cosquillea el pecho y el estómago te revolotea mientras sientes como toda tu sangre hierve y recorre todo tu cuerpo, quieres ser la mejor persona del mundo y crees que eres invencible, quieres enseñarle toda la magia del mundo a alguien, como niño que sale del kínder a enseñar lo que hizo en el día? Eso, cada, pinche segundo de mi día. es necesario estar con alguien como una pareja “típica” para vivir esa felicidad de vivirse a uno mismo a su máximo potencial y compartirse y querer lo mejor para el otro, querer evitar que algo malo le suceda,  Y conocí el verdadero miedo, ese que te cala hasta los huesos y no deja dormir, el miedo a perder a alguien. Siempre fui soberbia al respecto, siempre me sentí muy vergas y que podía eliminar a otra persona de mi vida hasta que dudara de su propia existencia. Me enseñó a no hacerle caso a nadie más que a mi propia voz, y a no pedir disculpas por ser quien soy. 

Porque si de miedos se trata, el peor de todos es el miedo a uno mismo


Bo
ba Fett 3, mi amor imposibleque soy yo misma en hombre, con todas las virtudes y todos los defectos, me enseñó a amar sin medida, y me enseñó a recibir. Estoy absolutamente acostumbrada a dar todo – hasta lo que no tengo – por los demás y no sé recibir porque creía que no lo merecía y creía que estaba condenada a solo querer a personas más frías que culo de pingüino y que no demuestran sus verdaderos sentimientos- pero con una personalidad cabrona que me atrapa- y que la gente súper afectuosa no tiene carácter, -por lo cual me aburren y me dan pena- . Me enseñó a no tener miedo. Me enseñó que de nada sirve tener todo el equipo y ser una Mujer Maravilla Muñequita de Aparador si no voy a usar todos mis poderes y aceptar mi grandeza y disfrutarla.  A tener huevos, a luchar por lo que quiero.  Y a dejar ir con amor. Sin rencores, sin arrepentimientos, y aceptar las derrotas con madurez, pero con la sonrisa más grande por haberme atrevido a todo.


¿El miedo a ser felices nos está paralizando?

Tiene nombre, se llama Cherofobia y justo habla de ese miedo irracional a que algo que nos hace feliz vaya a salir mal, lo perdamos y terminemos sufriendo horrible. 

Vale la pena arriesgarnos. Total, cada día es una oportunidad nueva. Si no lo intentamos, no aprendemos ni de la derrota o de la felicidad.  Y un spoiler si están sufriendo hoy por alguien: ¿te diviertes cuando salen o salían? ¿Porque TÚ estabas allí, o porque ESA PERSONA estaba allí? La receta del amor la tenemos nosotros, es nuestra, es inagotable. De nosotros depende si seguimos valiendo verga o si nos atrevemos a amarnos lo suficiente como para ser felices solos o con alguien más, pero con consciencia.

Y si me están leyendo y tienen pareja, nunca está de más hacer una parada de pits y ver el estado de su relación, nunca den por sentado a quien los sigue eligiendo diario. Innoven, conózcanse cada que tengan la oportunidad. Disfrútenlo.

Por lo mientras, yo jamás dejaré de amar infinitamente, a manos llenas. Y no voy a disculparme por eso. Soy una entusiasta del amor.

Nos leemos pronto, escríbanme si andan sensibles o confundidos, si tienen una historia de amor que no los deja dormir, si quieren mandarme un meme, no importa cuanto tiempo llevemos sin hablar o si no nos conocemos. Siempre tengo tiempo para ustedes y amo el amor.

 

Quiero dedicar esta nota:

A Rossana y a Jessica, mis hermanas, las personas que más amo en este mundo, que nunca me dirán lo que quiero oír y aún así son las personas a las con las que espero envejecer. Que escuchan día tras día la misma historia, que reciben con los brazos abiertos a quien amo y cuyos consejos jamás seguiré. 

A David, a Christian, a Max, a Enrique y a Luis, que me enseñaron todo. No hay un minuto de mi tiempo que no agradezca que entre tantas personas,  multiversos y líneas del tiempo hayamos coincidido.

Sobre El Autor

Godinette pura sangre de día. Sexóloga todo el tiempo.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.