Sumamente criticado en su época y hasta encarcelado por acusación de “pedofilia y perversión” Bob Mizer podría ser uno de los pioneros en fotografiar la desnudez del hombre con un toque homoerótico, esta es la historia de un personaje que podría considerarse de culto en el mundo gay actual. 

Originario de Idaho, Estados Unidos, Mizer fue un fotógrafo y cineasta nacido en 1922, comenzó a hacer fotos a principios de los años cuarenta y se concentró en hombres en poses de culturismo o en parejas que simulaban pelear. Con frecuencia las imágenes mostraban los genitales y eran claramente homoeróticas.

En 1945,  fundó el estudio Athletic Model Guild, escudándose en difundir los beneficios del ejercicio físico para mostrar, en fotografías y películas a hombres en diferentes grados de desnudez. Las imágenes y películas eran vendidas al público gay y Mizer tuvo que enfrentarse entonces a las acusaciones de obscenidad, uso de drogas y prostitución, porque los modelos obtenían dinero extra vendiendo servicios sexuales. El fotógrafo siempre defendió su inocencia aduciendo que no podía intervenir en los tratos que ultimasen los modales a sus espaldas y libremente.

Era un autor erótico y un cronista lírico del submundo gay

En las décadas del 70 y el 80, el viejo hotel de huéspedes de Bob Mizer se transformó en el hogar de decenas de sus jóvenes modelos, que vivían al aire libre, en sofás y galerías, junto a pollos, gansos, cabras, monos, estatuas romanas, árboles de Navidad abandonados y todas los imaginables objetos de utilería que utilizaba para su cada vez más importante y extravagante obra cinematográfica y fotográfica.

Llamado a menudo “el Hugh Hefner de la industria editorial gay” por su revista pioner, Mizer influenció figuras de arte y la sociedad del mismo modo que lo hizo Hef; desde David Hockney, quien dijo que una de las dos razones por las que viajó a Norteamérica fue para conocer a Bob Mizer, hasta Arnold Schwarzenegger, actual gobernador de California, quien posó para Mizer en 1975.

Bob Mizer continuó con su obra, fotografiando a más personas  hasta morir en el año 1992, durante toda su vida   luchó contra la censura de su época, cosa que podemos agradecer hoy en día al poder disfrutar de sus obras. 

Un fotógrafo poco entendido en su época y que hoy podría ser considerado como uno de los representantes máximos de la evolución del arte LGBT.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.