Actualmente todos hablan de la generación millenial, marcas, políticos, empresarios y escritores, y no es de menos ya que es la generación que con la apertura digital y los nuevos medios ha dado de que hablar, desde lo que parece ser su apatía constante, hasta de su activismo en temas del medio ambiente, política, cánones de belleza y una nueva forma de comunicación basada en redes sociales, sin embargo pocos se han tomado la molestia de analizar a las generaciones subsiguientes a la millenial, y que a diferencia de estás son nativos digitales, una de estas generaciones, la nacida a inicios de los años 2000, esta rompiendo paradigmas, en lo que ellos llaman categorías sexuales, ¡adiós a los términos gays, lesbianas y heterosexuales! ha llegado lo “queer” y la generación z la encabeza. 

Hace poco viajando en el metro de la Ciudad de México, entraron dos chicos que no pasarían de los 18 años cada uno, ellos jugaban como si nada entre ellos como mejores amigos, poco a poco esos juegos se mezclaron con sonrisas que se cruzaban con  tiernas miradas, cuando llegaron a su estación los dos sencillamente se agarraron de la mano y salieron…. se que el mirarlos de reojo (y a mi parecer discretamente) podría ser visto por algunos como un acto de discriminación en cierto sentido, ¡pero no me juzguen!, la escena la contemplaba como un acto de lo más tierno, natural y amoroso, mientras que en mi mente surgían pensamientos del como en tan pocos años,  las cosas han cambiado radicalmente y el como las relaciones entre dos personas del mismo sexo, se van haciendo tan natural ante una sociedad que todavía lucha contra estigmas, que existen entre distintas ideologías que poco a poco van quedando como obsoletas. 

Platicando con un amigo que tiene 19 años y que acaba de entrar a la Universidad el tema de la orientación sexual es algo que no tiene tabúes para el, al gustarle mujeres y hombres por igual y se que muchos dirán que es bisexual, pero él mismo prefiere no estar etiquetado en ningún tipo de orientación y no tiene que ver con el tema de ocultarse como gay, esto tiene lógica en lo que muchos han escrito sobre la generación que se viene y a la cuál pertenece por su edad ”la generación z”, la primera que según muchos rompería con las ideas de definirse como ser gay, bisexual o heterosexual, para ellos el término queer es algo que engloba, empodera y a la vez genera orgullo en su búsqueda hacia la igualdad y la tolerancia total para tod@s.

Cada vez más existen personalidades como Ezra Miller, que no se definen como gays o heteros, y que igual les da si usan tacones o converse, otro ejemplo es Simón Keiynan quien hace poco llego a la fama por su protagonismo en la película “Yo soy Simón”, y quién en declaraciones recientes ha afirmado que no se define como gay o hetero, en sus palabras no le gustan las etiquetas y prefiere sentirse pleno saliendo de lo que para él representa encerrarse en una caja:

“Puedo despertarme y no sentir atracción hacia los chicos ese día, por la razón que sea, o en tres meses, a lo mejor no siento interés de ningún tipo en las chicas, o interés por nadie. Cuando te etiquetas, tienes la sensación de que te levantas por la mañana y ya eres diferente, pero en realidad lo que has hecho es encerrarte en una caja y todo el mundo te dice que tienes que ser así”.

Si bien muchos de la comunidad LGBT son críticos ante la indefinición por creer que son personas que no tienen la valentía de asumirse como tal, en mi opinión la generación queer abre la puerta a borrar fronteras entre nosotros, sin importar el como vistamos o cuáles son nuestros gustos y que poco a poco podrían ir borrando las reminiscencias de lo que para la sociedad es “natural”, “correcto y “normal”.

Aún hoy en día se que existen religiones, grupos sociales y países en los que la homosexualidad es perseguida  y discriminada, sin embargo el que existan futuras generaciones en la que gran parte de sus miembros buscan eliminar etiquetas y fronteras son luces que para mi tomarán mucha relevancia en un mundo mucho más globalizado y conectado entre sí. ¡Adiós a las etiquetas, adiós a las definiciones y hola individuos más humanos!

¿Que opinan de esto GENes, son necesarias las definiciones? Leo sus comentarios.

 

Sobre El Autor

Gustoso por el cine, de un una buena lectura y de una tarde lluviosa mientras tomo una taza de café, escribo y reescribo cuantas veces sea necesario, ¿hablo del blog?, ¡no de mi vida!.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.