Dejemos de asumir lo que el otro quiere y basta de que decidan por nosotros. El consentimiento es como un condón. Se debe usar un «SI» nuevo por cada actividad sexual realizada. No puedes usar el mismo preservativo que te colocaste para penetrar analmente a alguien, ponértelo en la boca y después querer usarlo para penetrar vaginalmente. A menos que quieras infecciones horribles.

El consentimiento es un claro y entusiasta SI. Si alguien parece inseguro, permanece en silencio, no responde o dice «Ay… no sé…», entonces no está diciendo que SI.

Así como no debemos creer que tenemos que coger porque estamos en pareja o porque nos hayan regalado una cena increíble, incluso si ya hemos dicho que si en algún otro momento.

El consentimiento es el ingrediente más importante de una vida sexual plena. Todos hemos hecho cosas que no nos agradan por presión, por no hacer sentir mal al otro, por miedo a que nos dejen, por cultura, por educación, por violencia.

La sexualidad no es una moneda de cambio. No importa si es una pareja casual o tu esposo de 20 años. Si ya «se conocen».

En cualquier vínculo humano saludable, todos los involucrados pueden hablar abiertamente y ponerse de acuerdo sobre el tipo de actividad en la que desean participar. Desde elegir que comer, donde reunirse, tomarse de las manos, besarse, tocarse, tener relaciones sexuales o cualquier otra cosa, es realmente importante que ABSOLUTAMENTE TODOS estén cómodos y voluntariamente de acuerdo con lo que está sucediendo.

«No significa no». OBVIAMENTE. Aunque ,en realidad, no proporciona una imagen completa del consentimiento porque pone la responsabilidad de una persona de resistir o aceptar una actividad. También da su consentimiento sobre lo que alguien no quiere hacer, en lugar de expresar abiertamente lo que quiere hacer.

A algunas personas les preocupa que el consentimiento sea incómodo o que “arruine el momento”. Cuando estamos seguros y podemos comunicarse libremente lo que queremos, puede ser muchísimo más sensual que asumir y tratar de atinarle.

Para esto, lo ideal es que hablemos con el otro sobre sexualidad, nuestras expectativas, miedos, nuestros deseos, pero en un momento y lugar neutral.

Claro, puede que terminen erotizados, y qué padre, la neta. Recuerden que el cerebro es el órgano sexual más importante.

Si está en el calor del momento, aquí hay algunas sugerencias de cosas que decir:

¿Estás cómodo@?
¿Esta bien?
¿Quieres que paremos?
¿Quieres ir más allá?

Es indispensable discutir y respetar los límites de los demás, pero más importante aún, LOS NUESTROS.

No está bien suponer que una vez que alguien consiente en una actividad, significa que también está consintiendo en cualquier momento en el futuro. Ya sea la primera vez o la millonésima vez, nadie está obligado a consentir algo, incluso si lo han hecho en el pasado. Una persona puede decidir detener una actividad en cualquier momento, incluso si lo acordaron antes. Sobre todo, todos tienen derecho a su propio cuerpo y a sentirse cómodos con su uso

    NO ES CONSENTIMIENTO:

  • Asumir que vestirse sexy, coquetear, aceptar un aventón, aceptar una bebida,  una cena, un regalo, etc. es de alguna manera consentir algo más.
  • Decir SI o NO DECIR NADA bajo la influencia de drogas o alcohol.
  • Decir SI o ceder ante algo porque te sientes demasiado presionado o temeroso de decir que no.

 

Si alguien:

  • Te presiona o te culpa para que hagas cosas que quizás no quieras hacer.
  • Te hacen sentir como si les «debieras», porque estás saliendo, o te dieron un regalo, porque ya aguantaron mucho, porque les gustas y no sepueden contener, etc.
  • Reaccionan negativamente (con tristeza, enojo o resentimiento) si dices «no» a algo o no das tu consentimiento de inmediato.
  • Ignoran tus deseos y no prestan atención a las señales no verbales que podrían mostrar que no estás dando su consentimiento. Por ejemplo, alejándote,  empujándole, negando un beso.

Entonces no está respetándote y debes alejarte lo más pronto posible. Esa persona NO te quiere. Si lo hiciera, no te vería como una posesión o como una muñeca inflable.

Decir NO es un acto de respeto propio y amor. Basta de ser educaditos y ponernos en situaciones de riesgo para no vernos como ojetes.

Si están en una situación complicada, acérquense a nosotros. Si tienen miedo, nosotrosen Gen Magazine les ofrecemos nuestra mano y nuestra presencia. No están solos.

El equipo de Gen Magazine, Roger, Israel, José Carlos, Marco y yo, Pupi, les apoyamos, les escuchamos, les acompañamos y nunca, bajo ninguna circunstancia, serán juzgados.

Nos leemos pronto.

¡Hey! Tal pueda agradar leer también  Responsabilidad Afectiva 

Sobre El Autor

Godinette pura sangre de día. Sexóloga todo el tiempo.

Artículos Relacionados

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.