«Quien no conoce nada, no ama nada. Quien no puede hacer nada, no comprende nada. quien nada comprende, nada vale. Pero quien comprende también ama, observa, ve… Cuanto mayor es el conocimiento inherente a una cosa, más grande es el amor… Quien cree que todas las frutas maduran al mismo tiempo que las frutillas nada sabe acerca de las uvas.» Paracelso 

Estúpida historia de amor en Winnipeg, es la historia de un amor fugaz y dispar en donde unos se sacrifican y otros lo toman como un simple momento más en su vida, en pocas palabras una historia de amor en tiempos modernos en donde conoceremos a Irving (José Ramón Berganza) personaje de 35 años cuya vida transcurre entre el trabajo, ir a su casa a ver Netflix y sacar un plan de gastos funerarios,  su vida monótona dará un giro de 360º al conocer en un lugar peculiar a Juan (Martín Saracho) un joven cuyas únicas aspiraciones son el ser pintor, drogarse y obtener dinero de manera sencilla.

Es en una pacheca en donde la recién formada pareja comentan sobre lo divertido que sería irse a Canada, pero será al final Irving quién sorpresivamente termina tomando la decisión de comprar los boletos para irse a Winnipeg un lugar en donde buscarán darle un sentido a sus vidas.

La pareja no sólo se enfrentará al frío de la ciudad si no a la hipocresía de la sociedad ante los temas LGBT, la cuál dice apoyar la causa pero en realidad la sigue rechazando, sin embargo será la mamá de Juan (Milleth Gómez) quién dará atisbos de esperanza al rechazar en un principio la homosexualidad de su hijo y terminando no sólo por aceptar si no apoyar al amor de donde venga en cualquiera de sus formas y maneras.

El texto de Carlos Talancón nos da una historia en la que la soledad, lo fugaz de los momentos y los prejuicios sobre las relaciones en la actualidad, nos llevan a cuestionarnos sobre lo que realmente es importante en nuestras vidas y nos hace felices, ¿somos los que planeamos hacia donde vamos o los que viven el aquí y el ahora?, ¿somos los que sacrificamos todo por otra persona o los que sólo buscan el bienestar personal?, ¿somos de los ingenuos que se emocionan por una nevada o la caída de las hojas de los arboles o los que se sorprenden con las cosas materiales y tangibles?

Efectivamente estamos ante una estúpida historia de amor, de esas que todos hemos tenido y que son necesarias en mundo cada vez más indiferente, tras un sorpresivo y construido final cada uno podrá tomar el argumento y el papel que más le acomode, al fin y al cabo la vida sigue, como la misma obra semana tras semana.

Estúpida historia de amor en Winnipeg,  se presenta todos los Martes a las 20:30 en el Teatro Helénico y estará en cartelera hasta el 17 de diciembre.

Sobre El Autor

Cofunder de GEN Magazine, actor en proceso y en la constante búsqueda de la Alétheia de las cosas, sólo denme una sobredosis de teatro, cine y literatura dosificado siempre en el café del más tostado y puro.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.