Nuevamente el cardenal Norberto Rivera vuelve a causar polémica por hablar de las relaciones homosexuales, en un artículo publicado por la Arquidiócesis Primada de México, a través de su semanario Desde la Fe, donde se refieren que el ano no está diseñado para recibir y que los gays deberían vivir en castidad. 

La mujer tiene una cavidad especialmente preparada para la relación sexual que se lubrica para facilitar la penetración, resiste la fricción, segrega sustancias que protegen al cuerpo femenino de posibles infecciones presentes en el semen

En cambio, el ano del hombre no está diseñado para recibir, sólo para expeler. Su membrana es delicada, se desgarra con facilidad y carece de protección contra agentes externos que pudieran infectarlo. El miembro que penetra el ano lo lastima severamente pudiendo causar sangrados e infecciones

Pero el arzobispo no sólo se refirió a las relaciones gay sino también a las lésbicas, argumentando que “dos mujeres pueden contraer graves enfermedades de transmisión sexual, así como daños por la penetración de objetos que sustituyen el miembro masculino”.

Asímismo, en el texto señala que las personas que tienen atracción al mismo sexo, contraerán alguna enfermedad de transmisión sexual como VIH, herpes, papiloma humano, sífilis o gonorrea.

Rivera Carrera no odia a los homosexuales, al contrario “los ama y sufre si ellos sufren”, por lo menos eso es lo que indica la publicación, y es la razón por la que se opone al matrimonio gay, pues no quiere que nadie sufra “daños que este tipo de unión suele provocar: daños a la salud espiritual, psicológica y física”, que considerado de parte del cardenal preocuparse por nuestra salud.

2 Respuestas

  1. hugo ortiz

    Es que a el le paso exactamente lo que esta describiendo….y la verdad que rico es que te den por el culo….

    Responder
  2. Arturo Estrada

    A que nuestros curitas… Como es que saben tanto de las relaciones homosexuales, pues que ellos no son unos seres dedicados a su doctrina y entrega a dios ? Vaya con las declaraciones de este señor, si realmente le preocupa y quiere al gremio que lo deje ser feliz y punto. Ojo porque no habla en sus semanarios del daño que muchos clérigos le han causado a los niños que han abusado, daños físicos y emocionales irreversibles, y eso que aman y protegen a la niñez…..

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.