Después de un año en cartelera, regresa con una breve temporada de 7 funciones la obra de teatro La piedra oscura de Alberto Conejero bajo la  dirección de Sebastián Sánchez Amunátegui (Puras cosas maravillosas, El loco y la camisa, La omisión de la familia Coleman) y la producción de K-OZ Producciones , en esta ocasión para presentarse en el Teatro La Capilla. En julio de 2017

La piedra oscura recibió el Galardón a Mejor Dramaturgia en los Premios Cartelera y en abril de 2018 Mariana Garza, Alejandra Jurado y Manuel Teil develaron placa de 60 representaciones.

El destino de los olvidados, de las más de 100 mil víctimas del fascismo, y de uno de los desaparecidos más célebres, Federico García Lorca, da vida a La piedra oscura , del dramaturgo Alberto Conejero, considerado el mejor espectáculo teatral y el mejor guión dramático por los premios MAX, el mayor galardón de las artes escénicas en España.

¿Pero de que va? La acción se desarrolla en un hospital militar de Santander donde Rafael Rodríguez Rapún, un estudiante de Ingeniería de Minas que está a punto de ser fusilado, dialoga con un joven soldado y le revela su relación sentimental con Lorca, asesinado un año antes.

La piedra oscura es considerado el último gran fenómeno del teatro español. El drama, en el que la audiencia no puede permanecer con los ojos secos, fue llevado a escena en España por el Centro Dramático Nacional y está siendo adaptado al cine.

En esta puesta en escena el director optó por homenajear los montajes que hacían el poeta granadino y sus compañeros actores de La Barraca: telones pintados, pequeñas 1 candilejas en el piso, elementos sencillos que se puedan guardar en un coche y así viajar de pueblo en pueblo para llevar la experiencia teatral a espacios populares.

El montaje cuenta con pequeñas transiciones que marcan el paso del tiempo en esta celda y fueron musicalizadas por Tareke Ortiz con piezas que evocan la época mencionada y el mundo poético de García Lorca.A diferencia de la propuesta realizada en España donde sólo aparecen dos actores (Rapún y el joven soldado que lo custodia), se decidió incluir la presencia de Lorca durante toda la obra como una entidad fantasmagórica que acompaña a Rapún y que recita fragmentos de cartas reales y conferencias del propio poeta.

Un punto que sobresale es recuperar la historia de amor entre dos hombres en una época donde el sentimiento de culpa pesaba incluso más que la desaprobación social. En la puesta en escena el secreto sólo se revelará cuando los personajes logren alcanzar elpunto exacto entre intimidad y contención.

El interés de Amunátegui al dirigir esta obra radica en explorar cómo un momento íntimo entre un soldado y un preso que será fusilado al amanecer puede salvar el último soplo de humanidad más allá de las ideas políticas y de la posición histórica de los personajes (víctimas o verdugos).

Sobre El Autor

Gustoso por el cine, de un una buena lectura y de una tarde lluviosa mientras tomo una taza de café, escribo y reescribo cuantas veces sea necesario, ¿hablo del blog?, ¡no de mi vida!.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.