Parásitos es la última película del director coreano Boon Joon Ho.

Nos cuenta la historia de la familia de Kim. Ellos viven en un departamento subterráneo de forma muy precaria, tienen trabajitos escuetos y actualmente en realidad se encuentran sin trabajo. El hijo menor, Ki-jeong tiene la oportunidad de ir a trabajar como maestro de inglés con una familia de mucho dinero y poco a poco encuentra la manera de ir acomodando al resto de su familia para trabajar con los Park. El problema principal es que ninguno de ellos realmente es lo que dicen ser y pareciera que se quieren aprovechar de las bondades que los Park les ofrecen, que básicamente es trabajo y harán hasta lo imposible para mantener el estatus que creen merecer. Pero en realidad hay mucho mucho que desglosar así que vamos por partes.

Boon Joon Ho nos muestra una familia que roba wifi, los percibimos holgazanes, flojos incluso diríamos que mediocres. De ahí la analogía a ser parásitos, pero somos nosotros juzgando desde el principio sin conocer realmente a la familia que nos retratan. 

Es una película que literal empieza desde abajo para ir subiendo peldaños al éxito que en otros tiempos nos han marcado como necesarios. Sin embargo la película está llena de matices y ahí se esconde la verdad. La verdad de cada uno de los personajes y es tarea del espectador ir hilando y juntando los puntos para llegar a conocerlos y dejar de juzgarlos. 

La película es una comedia y lo es en el sentido más estricto de la palabra. Hay un enredo que es el eje principal de la historia, éste es: la familia entera pretende ser personas que no son, pero lo hacen porque necesitan el trabajo. Embaucan a la familia Parks, no porque son malas personas, sino porque realmente no tienen otra salida. Se colocan como el chofer, el maestro de inglés y la tutora de arte. El enredo se complica cuando necesitan deshacerse de la actual ama de llaves, quién es muy querida por la familia Parks, para sustituirla por la madre y así completar el engaño.  Todo se complica cuando ésta ama de llaves regresa una noche que la familia de Kim está disfrutando de los privilegios que en realidad nunca han tenido. El teatro se les cae y ahora tienen que lidiar con la señora Moon-gwang. 

Pero todo este enredo va más allá de una historia compleja, se va desarrollando la trama y con ello vamos conociendo a fondo a los personajes. Y es aquí donde la película se vuelve genial, porque cada personaje actúa por consecuencia del contexto que le rodea. Boon Joon Ho les va dando tridimensionalidad a cada uno y por ello no podemos juzgarlos ya tan fácilmente.

Kim el pilar de la familia que en un principio actuaba perezoso, ahora en realidad vemos que cada una de sus acciones son para proteger a su familia. Que en realidad lo único que está haciendo es sobrevivir. No han recurrido al engaño porque sean unos parásitos como nos los plantearon en el principio. Básicamente el mensaje es: no son pobres porque quieren, son pobres porque les tocó nacer pobres y con todo y la enorme falta de recursos que tienen se ingenian la manera de salir adelante. Boon Joon Ho hace un discurso de la pobreza que está lejos de romantizarla. Hace un contraste con las dos familias y si leemos la lectura a fondo podremos darnos cuenta de que lo que está diciendo es que la pobreza es sistémica. Lo retrata en cada detalle que da de ambas familias. Podemos ver al hijo de la familia Parks cubierto por su privilegio, que incluso en una tormenta no le pasa absolutamente nada en cambio la familia de Kim desciende a niveles cada vez más profundos de desgracia. La misma tormenta les inunda el sótano en el que viven. 

Pero y ¿Por qué funciona como comedia? Va mucho más allá del enredo. El enredo en la comedia es muy importante pues es el eje de la trama. Pero el enredo no existiría sin el defecto de carácter que se quiere resaltar. En este caso toda la familia de Kim quieren aparentar y alrededor de las apariencias se construye el enredo. El conflicto que plantea  se opone a una cuestión de las sociedades modernas: la pobreza. Todos los miembros de la familia desean con todas sus ganas dejar de ser pobres, y pobres deben enfrentar sus batallas. Y hasta el cansancio nos van a mostrar lo pobres que son, son tan pobres que huelen. Y es aquí donde se vuelve más complejo el discurso, porque la película nos confronta y como cubetazo de agua nos echa en cara cómo son las cosas y dónde estamos parados cada uno. 

Parásitos es una analogía a las cucarachas que se meten en la cocina para ver qué sobras les tocan, así de cruda es la comparación y es estremecedora la reacción que ésta nos ocasiona como espectadores, porque los matices están en la película, pero la realida es mucho más compleja.

Sobre El Autor

Cinco tazas de espresso, cuatro películas al día, un par de horas leyendo. ¡Qué bonito es soñar! Hablemos de cine, de todo tipo de cine. Lleguemos juntos al fondo del pantano o al hoyo del conejo. Amo el cine, la literatura, la música, en ese orden.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.