Hay muchas cosas que no entiendo en esta vida. Como por ejemplo ¿Por qué los ingenieros en sistemas se peinan como Charlie Zaa? Ir a conciertos tributo a bandas famosonas en bares chavorrucos, la obsesión con las cejas súper marcadas, a dónde se va la lechita de las mamilas de juguete y el minuto 3:21 de mi canción favorita “La Morena”, de Ilegaaales.

Otra cosa que no me cabe en la cabeza es el fetiche con los pies. Hasta el fetiche con ropa interior usada tiene más sentido para mi.

Yo me emociono por todo, soy un bebé descubriendo el mundo y todo me parece hermoso. Pero existen dos cosas que me valen lo que le sigue a 30 hectáreas de verga: los coches y los zapatos. No sé manejar ni me interesa hacerlo y calzo del 7, por lo que mi búsqueda de zapatos se limita a que sean zapatos cómodos y  funcionales. Bye girl. Tengo pies de danzante de la Villa, amigos. Los pies más feos. Y me sirven pa’ todo menos pa’ coger. Ni como negocio la armaría. 

El fetichismo se define como fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos ligados al uso de objetos no animados.

Hace como 6 años cuando Twitter era cool, una cuenta llamada “Cosquillas Damas DF” me contactó y me dijo que se especializaba en una técnica que a través de “masajes y cosquillas en los pies” podía curar muchos padecimientos y mejorar la calidad de vida de quien lo recibía. Como pueblerina en café internet dije “que agradable sujeto”.

Yo pensé que se refería a los puntos de presión y reflexología en los pies, por lo que no parecía descabellado, hasta que me dijo “uso plumas, a veces empleo mi boca y doy besitos  y caricias”.

Le di el avión e hice lo que cualquier persona cuerda hubiera hecho: le pasé los datos de mis amigas y gente que me caía mal para que les propusiera lo mismo.

A la par, otra cuenta llamada “Feet slave” empezó a escribirme también y me decía cosas como “déjeme besar sus pies y lamer sus botas, ama. Humílleme y aplásteme con sus pies” y algo me olió mal, como mis pies.

Empecé mi labor de Gestapo y empecé a madarle DM a ambas cuentas al mismo tiempo hasta que por fin logré que se equivocara y “Cosquillas Damas DF” respondió como “Feet Slave” y después de insultarme mil, me bloqueó pero siguió escribiéndole a mis amigas. Encontré al wey en Facebook, un viejo cochino llamado Alejandro, e insistió en ser mi amigo como 5 veces más. A veces pienso que hubiera aceptado por dinero, pero tiempo después cuando vivía con mi ex novio Psycho G.G. una noche que salí de bañarme empezó a lamerme los pies y a restregar el pene en ellos. Yo ya me quería dormir y odiaba coger con él, así es que lo dejé ser mientras sonreía incómodamente, porque no sentí más que pena ajena.

El máximo gozo que tengo en mis pies es el de meterlos en agua y andar descalza. Ni siquiera los masajes en los pies me relajan. Solo esa vez que después de pasar 3 días sin bañarme ni cambiarme las calcetas por andar de mochilazo en Uruapan dejé mis tennis con todo y calcetas abajo de la cama  y el dude con el que estaba viajando, que ese día me hizo enfadar se agachó a recoger algo justo donde estaban mi apeste y el tufazo que le llegó directo a la nariz lo hizo salir corriendo a abrir las ventanas y  arquear de asco.  Karma.

A mi me excitan los hombres con lentes (No shit, Sherlock), a muchos les excita la lencería (nueva y usada), les excitan los senos voluminosos, los tatuajes, las personas más grandes, los disfraces, incluso los brackets, pero ¿LOS PIES? 

Si bien no hay UNA respuesta que sea ley y sea aplicable para toooodas las personas que aman los pies, el acto de literalmente estar “a los pies” de alguien es una dinámica de humillación – poder muy atractivo para la mente, el órgano sexual más importante. También algunos estudios demuestran que a veces se nos cruzan los cables del córtex somatosensorial y los nervios del pie y de los genitales están tan próximos que se puede combinar la sensación de placer.

Los chinos aman los pies, incluso hay mujeres que se rompen los huesos de los pies para hacerlos chiquititos y delicados porque es un símbolo de belleza. Hay culturas en las que las costumbres exigen ocultar el cuerpo con grandes cantidades de tela y los pies al ser de las pocas zonas descubiertas generan gran anticipación erótica. No hay una respuesta buena o mala, ni una verdad universal. Solo son gustos y son historias personales.

Jamás, bajo ninguna circunstancia me imagino diciéndole a Boba Fett “a ver, chúpame los pies y cógeme después”. Así es que recurrí a una querida compañera de la carrera que se dedica a dar masajes y terapia física de mi absoluta confianza (y que fue mi novia  un tiempo) estar en un terreno seguro donde solo fuera experimento por el bien de la ciencia y sin peligro alguno de que me quisieran follar después.

Me bañé casi en cloro y si hubiera podido andar sobre mis manos para no ponerme zapatos para no tener ningún olor lo hubiera hecho, soy muy muy mamona con los olores y me daba miedo hacer un oso.

Llegué con mi amiguita quien ya sabía de mi experimento y empezó a hacerme un lindo masaje en los pies. No soporto que me toquen tanto tiempo los pies, pero vencí ese picotazo de incomodidad y seguí acostada recibiendo mi masajito. Ella tampoco tiene afición por las patas, pero por no hacerlo a la fuerza como esposa sin autoestima empezamos a jugar y a crear ambiente de confianza sin entrar a lo erótico AÚN. Me besó mis deditos uno a uno, masajeaba mis plantas, lamió mi empeine entre risas (NO ES UN RELATO ERÓTICO NI FAN FICTION, que risa, suena horrible todo esto) y solo me daba risa lo absurdo de la situación. Luego fue mi turno, pero yo lo iba a hace ya con un tono un poco más erótico pero no para chuchu time. No lo logré. Estaba viendo sus piecitos, los admiré pero fue “aoc”, juro, intenté. Solo eran pies. No logré conectar.

Le pedí entonces que me hiciera piojito (mi debilidad y kryptonita) y le dije que iba a fantasear con “cierto alguien”  ya que estaba más relajada. Le conté lo que estaba pensando, y aunque puso mis pies en sus senos , los besó y los acarició con mucho cariño e intención, nel. Ni mi fantasía ni mi cuerpo hicieron match ni reaccionaron y solo terminé frustrada.

Honestamente no sentí nada. NADA. Ya le había pagado por la sesión, entonces le dije que mejor me hiciera  un masaje en la espalda, para no verle la cara por la fregada vergüenza. Me sentí como si no se me hubiera parado el pito a la hora de la hora. Pero luego entendí que pues si no es para mi ese gusto, no tengo que sentirme mal. Literalmente, a la fuerza, ni los zapatos.

Lo bueno de que Facebook que me bloqueara 30 días es que puedo Gestapear a gusto sin el miedo de que se me vaya un like o que sepan que estuve investigando a diestra y siniestra. Y gracias a la doble moral de Fakebook encontré respuestas. A mi se me bloquea por humildes memes inocentes, pero hay grupos de compra y venta de ropa interior usada, de intercambio de pornografía, gorditos y gorditas de todo el mundo, Mamis R Us, fluidos putrefactos genitales, Sumisas Christian Grey Latinoamérica, fotos de niñas en uniforme en el metro D.F., Y MUCHOS, MUCHOS GRUPOS DE FETICHE DE PIES MMM INTERCAMBIO DE FOTOS (+18) pies hermosos ¡ME ENKANTAN LOS PIES DE MUJEEEER XD XD! (y si, estoy en esos grupos, en algunos just for the lulz porque amo trollear por internet).

Por supuesto que no iba a contactar a nadie, pero me ayudó a conocer al tipo de personas que disfrutan de este fetiche. Soy humana, y claro que de vez en SIEMPRE tengo prejuicios sobre lo que no conozco y lo encasillo en un “viejo cochino que respira raro y huele a cobija pedorreada” o en “Viejo cochino con dinero y secretos raros”.  Spoiler alert, son personas comunes y corrientes. Desde un Godinez promedio que ama ir a la Chilanguita y ama al Toluca , un actuario Paps del ITAM, señores casados que gozan de usar pants el fin de semana, viejos cochinos que comparten cada lugar al que van pero solo suben fotos de ellos con la misma jeta, hijos de sus putas madres están mamadísimos del gym amantes de la música electrónica y gente que me recordaba a mi tíos. En serio, gente de lo más común. Para mi fue un periodicazo en el hocico por juzgona. Es casi lo mismo que yo siento con la gente que tiene pedos de homofobia y juzga a las personas de la comunidad LGBTTI, me emputa, se me hace una idiotez.

Después entré a mi lugar feliz en internet, Reddit, y busqué foros de pies por días y encontré videos que ojalá no hubiera visto nunca como la tendencia del crushing (aplastar cosas con los pie ya sean descalzo o con tacones, desde frutas hasta animalitos), gente caminando sobre otras personas o videos eternos de YouTube de gente poniéndose mermelada o cosa en los pies, referencias de las películas de Quentin Tarantino a su amor por las patas.

Pero también encontré lindos relatos de personas que decían que su afición había empezado por ejemplo en clases de Karate viendo como las mujeres con sus pies descalzos podían derrotar oponentes y la fascinación por ese poder hacían que adoraran los pies. Porque ahhhh, hay gente que goza de ver pies y hay gente que los adora, literalmente y hay todo un mundo de roles y gustos en el mundo del fetiche de los pies.

¿Qué pasaría en el remoto caso de que al amor de mi vida le mamaran los pies y fuera “BOBA FEET”? Creo que antes hubiera hecho jeta, lo que hubiera hecho que se sintiera avergonzado, igual hasta se alejaría de mi y buscaría a alguien más que cumpliera sus fantasías y yo sería una pinche loca apretada, pero ahora pienso en que nada me costaría poner más atención en mis pies, en gozar pedicures, orear mis patas en lindos tacones solo por verlo excitadísimo y sonriendo, además de que sería una manera bonita de crear lazos y hacer feliz a alguien a quien amo. Un amigo me contó que su esposa no sabe de su fetiche, pues no es algo que sexualmente lo haga funcionar pero si lo erotiza, así es que le compra montones de tacones y ella es feliz en la ignorancia.

Esto se debe a lo que llamamos “expresiones comportamentales de la sexualidad”, un término propuesto en 1986 como alternativa a lo que se conocía como “perversiones” y tienen un espectro muy grande en el que están los gustos a un nivel erótico y al nivel que de plano nada tiene que ver con lo sexual, pero si con el placer y el bienestar.

Se propuso también un continuo de las mismas con un sector no erótico y otro que sí lo es, existiendo en el primero tres niveles (cero, mínimo y acentuado) y en el segundo cinco niveles (fantasía, mínimo, preferente, predominante y exclusivo).

El doctor Juan Luis Álvarez-Gayou propuso creó entonces un EXPRESIOGRAMA, que es una tabla feliz que enumera 27 comportamientos sexuales, los cuales se incluyen el área erótica, como no erótica.

El ÁREA NO ERÓTICA O SOCIAL incluye las aficiones por las cuales tenemos una mínima expresión o un ligero gusto, y las que tienen una expresión acentuada y que forma parte importante en la vida cotidiana. Ejemplo como los deportes, la comida, la lectura, la música, la moda, etc.

Y el área de EXPRESIÓN ERÓTICA SEXUAL:

  • Fantasía (solo existe en la mente, pero es capaz de crear placer).
  • Mínima (tal expresión se da de forma esporádica).
  • Preferida (predilección especial por cierta expresión).
  • Predominante (cierta expresión prevalece sobre las demás 8-10 veces).
  • Exclusiva (Solo mediante esa expresión les capaz de alcanzar el orgasmo)

Si las expresiones traspasan los límites, se tornan en problemas cuando provocan malestar o incomodidad, producen alguna disfunción sexual, requieren la participación de otros en contra de su voluntad e interfieren en las relaciones sociales.  

 

Y del área erótica, viene la intensidad de la expresión y el valor que le damos en nuestras prácticas sexuales.

  • Expresión Mínima:Este se refiere al grado mínimo de expresividad del comportamiento, en el que se produce gusto o satisfacción por algo en particular y está presente en cualquier individuo. No incluye comportamiento erótico, excitación u orgasmo. (Ejemplo: la felicidad que nos da comer nuestro platillo favorito, disfrutar la canción que más nos gusta, fumar, reír, ponerse una pijama guanga para descansar)
  • Expresión Acentuada :Este se refiere al mismo comportamiento pero ya de manera muy notoria o predominante en el individuo. No incluye comportamiento erótico ni placer orgásmico. Ejemplo: la glotonería, fanatismo deportivo, religioso o Fangirlear durísimo por alguien (yo con Chumel Torres), hundirse en la fantasía del cine o la literatura.
  • Expresión Erótico Sexual a Nivel Fantasía: En este nivel la parafilia no es llevada a la práctica, ya que únicamente se crea la fantasía en la mente del individuo por la cual puede llegar a experimentar el orgasmo. Ejemplo: todos tenemos nuestras fantasías, ustedes entienden, hasta creen que les voy a contar de mis fantasías sobre Chumel Torres o Chris Pratt.
  • Expresión Erótico Sexual Mínima: Es cuando la fantasía se materializa llevando la parafilia a la práctica para obtener excitación, orgasmo o ambos. Ejemplo: disfraces, juegos de rol, sadomasoquismo leve, exhibicionismo.
  • Expresión Erótico Sexual Preferida: En este caso el individuo tiene una predilección especial por una parafilia en específico, pero su vida sexual no se centra completamente en ella. Como por ejemplo los zapatos de tacón, travestismo, alguna práctica oral, uso de juguetes, intercambio de parejas.
  • Expresión Erótico Sexual Exclusiva: Este nivel es aquel donde ya no es posible alcanzar la excitación, orgasmo o ambos sin la presencia de la filia. Yo por ejemplo, sin besos no hay nada de nada de nada de excitación. Desde las peticiones y gustos más simples hasta prácticas como la zoofilia, pedofilia, predilección por el sadismo y dominación, asfixia erótica, únicamente en lugares públicos, únicamente con un disfraz de látex y sin contacto visual, etc… porque cada quien tiene lo suyo.

Al final del día, es lo mismo que si nos gustaran las enchiladas o el sushi. Hay gustos como personas existen en el mundo, y si bien es relajante saber que hay quienes comparten nuestras aficiones, aún las más “raras”, ser único también es un placer enorme. Hay palabras que nos dan miedo hasta que realmente entendemos por nosotros mismos que significan. Nos quejamos de que en general las personas están amargadas pero también les decimos que lo que les gusta está mal o los hace ver como enfermos cochinos.

¿Alguna vez se han detenido a pensar qué les gusta? Dejen el por qué, pero ¿Saben qué les gusta o siguieron la corriente, se quedaron con lo primero que les dieron, o les hicieron jetas y por eso piensan que no es válido lo que aman?

La vida es muy corta para dejar lo que nos gusta para después, como si tuviéramos que ganárnoslo como un postre después de comer chayotes hervidos. Y para meter la narizota en la vida y gustos de los demás. Mientras no haya terceros afectados, no importa son patas, gorditos con lentes, globos, payasitos con pulmón artificial, hagan y tengan más de lo que los hace felices y dejen que los demás lo sean también. Happy mind, happy life. 

Yo oficialmente he decidido dedicarme al hedonismo y a vivir en estado de felicidad. 

¿Y si hacemos el experimento todos y dejamos de vivir con jeta de huele mierda?

Si hay algún fetiche del que tengan curiosidad, estoy más que dispuesta a investigar a fondo. Escríbanme a lanori13@genmagazinemx.mx

Nos leemos pronto, muy pronto.

Sobre El Autor

Godinette pura sangre de día. Sexóloga todo el tiempo.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.