Durante 5 años sostuve una estable y feliz relación con mis parches Evra y mi vida era increíble con él. Nada de cólicos, mi período duraba 3 días, nada de acné de niña de secundaria y mi consciencia tranquila.

El parche es un método antifecundativo hormonal que contiene las hormonas estrógeno y progestina, que son similares a las hormonas que genera el cuerpo de manera natural. El parche se coloca en determinadas partes del cuerpo, y las hormonas se absorben a través de la piel.

El parche hace que los ovarios dejen de producir óvulos (lo que se denomina “ovulación”). Sin ovulación, no hay óvulo que el esperma pueda fertilizar, de modo que no puede producirse un embarazo.

Además, las hormonas del parche espesan el moco cervical. Cuando el moco cervical es más espeso, dificulta la llegada del esperma al óvulo.

El precio es bastante accesible (los pañales y la fórmula de una semana cuestan lo que un parche para todo el mes, so…) y es muy amable de utilizar. Una semana en un lado del cuerpo, siguiente semana en otro lado y así hasta tu semana de descanso. Voilá, el chango descalabrado y un mes más de libertad.

En diciembre del año pasado empecé a notar cambios raros en mi cuerpo y en mi estado de ánimo.

TENÍA CERO GANAS DE COGER. CERO.

Como sexóloga es una maldición. Es como ser un doctor hipocondriaco gordo, o un pianista que se rompió la mano.

Usualmente yo dejo el calzón acartonado de amor y placer, solo porque sí. En especial si veo videos de Ricky Martin, si veo algún Gordito Guapo (un GG. Recuerden este término, lo usaré mucho) o si como frambuesas.

En esa época NADA. Absolutamente nada. Estaba seca como bolillo olvidado en el sol. Era un saxofón sin sentimientos.

Mi período que usualmente era casi imperceptible me duró 3 semanas y mis calzones eran una película de Tarantino. Cuando G.G. me llevaba al trabajo, lloraba del dolor y un día terminé en la clínica de al lado de la oficina por que no podía dejar de vomitar y dolía como si te cortaran en tu cumpleaños por Whatsapp. Me han contado.

Fui al ginecólogo, un doctor maravilloso que me hizo mi servicio completo de Papanicolao, colposcopía y hasta el ultrasonidito pedorro que me decía que mi matriz estaba más vacía que funeral de persona odiada (por suerte) y me dijo que era urgente que me quitara el parche. Me dijo que los síntomas que venía sintiendo eran normal pero mi cuerpo ya había hecho una resistencia muy cabrona a las hormonas del anticonceptivo y estaba totalmente intoxicada. Necesitaba descansar al menos UN AÑO. Sin embargo, podía quedar embarazada más pronto de lo que pensaba si así lo deseaba. Que por cierto, no deseo.

Cuando empecé a usar el parche igual me cuidaba con condones. Yo usaba el parche porque es sexy cuidarse. No delegar la responsabilidad del cuidado solo a uno de los participantes.

Si bien el parche tiene una efectividad del 99%, no protege ante infecciones de transmisión sexual.

Me sentía súper defectuosa.

G.G. vivía conmigo y todas las noches nos dormíamos como a la 1 a.m cocinando, arreglando todo para el siguiente día y más cosas, y cuando por fin ponía mi cabecita en la almohada para rendirme ante el cansancio, me daba arrimones como para iniciar el Chuchu Time, y más que prenderme, me fastidiaba. Y era un ciclo sin fin de reclamos y enojo. Tanto que terminaba cediendo sin el mínimo de ganas y por consecuencia terminaba lastimada.

10 días de óvulos, que eran incómodos, manchaban todos mis calzones bonitos todo el día  y toda la noche y que aparte rompían los preservativos porque claro, por más que intenté, no podía evitar que quisiera tener algún tipo de contacto sexual conmigo, y el ciclo de enojo y de otros 10 días de óvulos empezaran.

Me masturbo casi diario (ya hablaré de eso el domingo), y tardo nada con mi vibrador que a inicios de mes parece taladro de obra pública y los últimos días del mes es un cepillo de dientes eléctrico que vibra menos que mi celular. Para llegar a un orgasmo me tardaba casi 40 minutos porque no me prendía nada, y si terminaba ya era solo porque ya había desperdiciado toda la tarde irritándome. Encontré videos extravagantes que me fueron prendiendo (ahora me fascinan las shemales cogiéndose señores) y fui buscando más y más, pero en la vida real no me prendía ni viendo fotos de Chris Pratt gordito.

En la sexualidad humana no solo se abarca lo anatómico. Es un todo psicológico, social y biológico.

Sin embargo, ¿Cuál es el criterio para considerar que el nivel de deseo sexual ha bajado tanto como para que se convierta en un desorden sexual?

La Asociación Americana de Psiquiatría denomina a este trastorno de la sexualidad “deseo sexual hipoactivo”, que equivale a decir escasez de deseo sexual. Según la clasificación de trastornos mentales de esta asociación – Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM) – las siguientes condiciones tienen que existir para que una persona sea diagnosticada con este desorden de la sexualidad:

Disminución (o ausencia) persistente o recurrente de fantasías sexuales o deseo de involucrarse en algún tipo de actividad sexual. Hay que checar si la persona presenta disminución o ausencia de deseo sexual, considerando también otros factores que afectan la respuesta sexual, tales como la edad y el contexto de vida (por ejemplo, trabajo, relaciones interpersonales, relación de pareja, condición general de salud, nivel de estrés, etc.)”

En esa época yo era un monumento al estrés. Recordemos que la manera del cuerpo a responder al estrés es mediante el sistema nervioso simpático de activación que da lugar a la respuesta de lucha o huida. Debido a que el cuerpo no puede mantener este estado durante largos períodos de tiempo, el sistema parasimpático tiene tendencia a hacer regresar al cuerpo a condiciones fisiológicas más normales.

Me acababa de mudar y ahora vivía sola con mi mejor amiga y claro que extrañaba a mis papás, súper lejos del trabajo y estaba durmiendo 4 horas al día. Mi jefe se fue de vacaciones 3 semanas y no me daba abasto con el trabajo. El inicio de mi semestre en la maestría fue PÉSIMO. Mis hormonas estaban tan hechas un desvergue que lloré mientras exponía. Así la dejo. LLORÉ MIENTRAS EXPONÍA. Sentí que me iban a dar de baja de la escuela y tenía que repetir esa clase. Mi Voldemort apareció un día de la nada y G.G al lado viendo como lloraba toda la noche por mi ex novio. Todo perfecto. Era el escenario perfecto para tener ganas de coger todo el día. ¿NO?

 

Masters y Johnson (¿Han visto Masters of Sex?) hablan de “deseo sexual inhibido” y, al igual que la definición de la Asociación Americana de Psiquiatría, este diagnóstico sólo es válido cuando el desinterés por el sexo no es una decisión voluntaria, ya que genera más bien malestar personal o en la relación de pareja. Algunas de las señales del deseo sexual inhibido son las siguientes:

  • Carencia de interés y ganas de tener relaciones sexuales
  • Escaso deseo por iniciar o participar en cualquier otra actividad sexual
  • Poca receptividad ante las insinuaciones de la pareja (de vez en cuando se termina por “ceder”, para no afectar en exceso la relación)
  • Ausencia de sueños y fantasías sexuales
  • Desinterés en material erótico estimulante (literatura, películas, fotografías, etc.)
  • Desinterés en el atractivo de potenciales compañer@s sexuales
  • Por lo general, la persona con deseo sexual inhibido puede desempeñarse sexualmente a nivel fisiológico, pero, en ocasiones, junto con este trastorno pueden coexistir una o más disfunciones sexuales (por ejemplo, dificultades para alcanzar la excitación y el orgasmo, falta de lubricación, trastornos de la erección, etc).

Cuando una persona se siente bien con respecto a su nivel de deseo sexual – aunque sea bajo comparado con el promedio de la gente – y esta falta de interés es una decisión voluntaria y no afecta a otras personas, se podría decir que no existe un problema. El trastorno aparece cuando la persona lo vive como algo que afecta negativamente su sexualidad, sus relaciones y su vida. De igual manera, el bajo deseo sexual puede derivar en problema cuando esta situación trae secuelas para la relación de pareja.

G.G era muy guapo, era perfecto físicamente. Tenía muchísimos detalles conmigo, me llevaba al trabajo, me presumía en todos lados, me daba sus vales de despensa (tengo una obsesión malsana con los vales de despensa), me invitaba a cenar solo porque sí, me llevaba al Depósito (mi lugar favorito), me escribía cartas, estaba enamoradísimo de mi y parecía hecho a mano para. The Ultimate GG #ChubbyChaser. ¿Cómo no iba a querer cogérmelo? Si es un príncipe azul, si hace todo eso por mi, debería estar agradecida y al menos hacer el intento…

En verdad me gustaba mucho pero su actitud conmigo cambió totalmente (y lo entiendo, en serio lo entiendo) y solo hacía que quisiera que se fuera. No soportaba que me tocara y menos que intenseara para coger. Me daban las 2 de la mañana y cuando por fin iba a dormir sentía una mano en las chichis y otra bajándome el calzón y si me hacía la dormida me esperaba una mañana de infierno.

GG estaba cada vez más enojado y frustrado, al punto de decirle que si buscaba a alguien más para coger no tenía ningún problema, haciéndome sentir la peor de las novias y a la vez yo sintiéndome cero comprendida. Le pedía perdón todos los días y le pedía paciencia. Yo sé que el vínculo afectivo que teníamos no era únicamente para darnos la mano y tener un plan a largo plazo lleno de madurez y amor. Si, es de esperarse el que me quiera coger. Si lo rechazaba los 7 días a la semana, no esperaba que el sonriera feliz cuando me veía.

 

Las causas del bajo deseo sexual pueden ser diversas, entre las más importantes se encuentran:

Causas psicosociales: estrés emocional, depresión, pobre autoimagen, traumas sexuales, sentimientos de miedo, vergüenza o culpa hacia el sexo, baja autoestima, luchas de poder entre la pareja, y períodos de abstinencia sexual largos por ausencia o muerte de la pareja. En algunos casos, el bajo deseo sexual podría ser una forma de evitar o evadir la incomodidad, ansiedad o sensación de fracaso que genera una disfunción sexual mayor, por ejemplo, cuando se tiene a la vez problemas de erección.

Causas fisiológicas: cambios o desequilibrios hormonales, proceso natural de envejecimientos, agotamiento físico extremo, alcoholismo, insuficiencia renal, abuso de fármacos y drogas y diversas enfermedades crónicas graves.

De mi cuerpo ya sabía que esperar, y tenía que darle chance y también ayudarlo cambiando mi alimentación. Y si, había mucho chocolate de por medio. Soya, menos carne, más frutos rojos y de vez en cuando comí pollo para ver si las hormonas me ayudaban.

Yo sentía que se me acababa el mundo. Mi cabello, que es lo que más amo de mi estaba seco como escoba, tenía acné y estaba hinchada todo el tiempo. Me sentía fea, me sentía todas esas cosas malas que puedes pensar de una mujer, me sentía la peor novia y un fraude como sexóloga.

¿Cómo me estaba pasando eso a mí?

 

Resignificando un poco todo, cambié la pregunta a ¿Por qué NO me pasaría esto a mi?.

La baja abrupta del deseo sexual es de las tres disfunciones de la vida erótica más comunes entre las mujeres mexicanas.

Pero esto no es sólo una cuestión de mujeres. De acuerdo con algunos especialistas, el 20% de los hombres que registran una vida sexual activa en el mundo se ven afectados por este trastorno.

En México se han encontrado cifras de hasta un 27%. Me pasó a mi, le puede pasar a tu novia, a tu tía Gladys, a Rosita la de contabilidad o te está pasando a ti.

Junio. 6 meses después.

Ha sido trabajo duro. Inicié un proceso terapéutico donde con calma tuve que enfrentar cosas que muy a mi estilo, echo abajo del tapete. Y relajarme. No es magia ni existe la baba de caracol tahitiano que me devolvió el deseo.

Por fin mi cuerpo y mi corazón hacen match. Punto. Y estas ganas que tengo ahora, ni Obama las tiene…

Me encantaría saber de que les gustaría que hablara en mis siguientes entradas, incluso si hay algo que quisieran compartir de manera anónima, yo puedo hacerlo por ustedes y si alguien por ahí tiene alguna consulta sexológica que hacer, con toda la confianza del mundo estoy a unas teclas de distancia.

Nos leemos pronto.

Pupi Noriega.

Lanori13@genmagazinemx.com

Lanorii@icloud.com

Sobre El Autor

Godinette pura sangre de día. Sexóloga todo el tiempo.

Artículos Relacionados

3 Respuestas

  1. JUAN

    Hola Pupi, quiero preguntarte sobre sexo anal sin protección, posibles enfermedades, también hay VPH?Se puede desarrollar VIH (como se dijo hace años) por tener sexo anal, aunque sea con una misma pareja (por parte de los dos) durante años Cuando tengo sexo anal sin protección con mi mujer, el pene sale limpio y de inmediato me voy a labar, pero quiero saber todo a cerca de esto. Etc. Y otro tema, como puede tener sexo una mujer con VPH? Tengo una amiga con esa enfermedad y se que retiraron la piel infectada con laser pero no sabe que acciones tomar al tener relaciones. Es decir, pueden hacerle sexo horal o anal? Que cuidados debe tomar?, gracias y saludos

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.