Matrimonio igualitario se asoma como uno de los temas prioritarios de cara a la redacción de la nueva constitución.

Por Juan Andrés Swayze

¿Por qué tener una nueva constitución en Chile?

El 18 de octubre de 2019 marca el inicio a un proceso histórico sin precedentes en Chile, el denominado “Estallido social”. Este logró poner en jaque la institucionalidad del “país más estable de Latinoamérica”; sostenido bajo un modelo económico y social heredado desde la dictadura de Pinochet, y el cual los gobiernos democráticos no se atrevieron a reformar debido los distintos amarres existentes en la Constitución de 1980 que imposibilitan hasta hoy, realizar mayores cambios políticos- estructurales (o derechamente por falta de voluntad política).

Lo cierto es que, si bien el país logró reducir la pobreza de un 38,6% en 1990 a un 10,7% en 2019 (dato CEPAL), lo que ningún gobierno pudo resolver es la extrema desigualdad producto de un sistema en extremo neoliberal, que deja ausente al Estado en áreas donde debería tener un rol más protagónico.

Esto queda en evidencia con la privatización de la educación, un precario sistema de salud y el reducido acceso a la vivienda, como consecuencia del elevado costo de estas.

Un modelo de desarrollo que permitió la coexistencia entre la vulnerabilidad de derechos de la mayoría, al mismo tiempo que fortalecía y enriquecía a los grandes grupos económicos.

Lo anterior fue generando la sensación de que en nuestro país existen dos tipos de ciudadanos, unos con derechos y otros condenados a sobrevivir en una jungla donde el más fuerte gana. 

Las manifestaciones en Chile

Es ahí donde se entiende, lo masivo de las manifestaciones, las cuales pudieron converger en la marcha más grande la historia del país, más de 1 millón y medio de personas se congregaron en la principal avenida de la capital chilena, exigiendo cambios profundos al sistema:

“hasta que la dignidad se haga costumbre”

era uno de los lemas vitoreados por aquellos días.

¿Qué nos espera a la comunidad LGBT+ con la nueva constitución?

La pregunta que surge a partir del momento histórico que vivimos es ¿Qué debería esperar la comunidad LGBT+ de la nueva constitución?

Si pensamos que el reconocimiento de derechos básicos ha costado décadas, una nueva carta magna, genera altas expectativas y una cuota importante de esperanza.

Es comprensible, si consideramos que en Chile hasta 1999 se criminalizaba las relaciones homosexuales (parece que fuera ayer) y es que gracias al artículo 365 del código penal chileno, se establecían penas que podían ir desde el presidio menor en su grado máximo (601 días) a presidio mayor en su grado medio (3 años 1 día).

La ley que convertía a los gays en delincuentes establecida en el año 1875, se mantuvo vigente hasta 1993 cuando el presidente Patricio Aylwin envía un proyecto de ley que buscaba derogar el artículo 365. Sin embargo, no fue hasta 1999 que el presidente Eduardo Frei promulgó la Ley 19.617, la cual modificó este artículo y despenalizó las relaciones homosexuales entre los varones.

Acuerdo de Unión Civil ¿suficiente?

Según la legislación chilena, el AUC como se conoce el Acuerdo de Unión Civil, es un contrato firmado por dos personas que comparten un hogar y que cuyo acuerdo regula los efectos jurídicos de su vida afectiva en común. Para quienes lo celebran genera derechos y obligaciones que son regulados bajo la ley 20830 que fue promulgada el 13 de abril de 2015.

Los firmantes pueden ser personas heterosexuales u homosexuales. Todo bien hasta ahí, pero ¿es suficiente?, la respuesta es no.

En Chile las personas del mismo género no se pueden casar, a pesar de que en 2016 el Estado de Chile se comprometió ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a legislar a favor del Matrimonio igualitario.

Proyecto de matrimonio igualitario

Un hito importante en el reconocimiento de los derechos de las minorías sexuales, ocurrió el 28 de agosto de 2017, cuando la presidenta Michelle Bachelet envió al congreso el proyecto de matrimonio igualitario, siendo esta la primera vez que un presidente de la republica presenta un proyecto de este tipo.

Bachelet presenta un proyecto de ley de matrimonio igualitario GEN MAGAZINE nueva constitución

El último avance importante del trámite legislativo, se dio en enero pasado cuando la sala del Senado aprobó en general el proyecto de ley de matrimonio igualitario, esto establece un precedente importante considerando además que en 2019 la cámara de Diputados aprobó la reforma que permite a parejas de igual o distinto sexo adoptar y criar niñes. Si bien actualmente se encuentra en discusión en el Senado, de ser promulgada podría perfectamente complementar el matrimonio igualitario y fortalecer familias homoparentales.

Mientras esperamos que lo anterior pueda concretarse, la redacción de una nueva constitución abre la puerta para establecer un nuevo marco legal que reconozca los derechos la comunidad LGBT+. Queremos creer que en el proceso de construcción del “nuevo Chile” la orientación sexual e la identidad de género no sean tema ni mucho menos un obstáculo para ser reconocidos como ciudadanos en igualdad de derechos y deberes.


Lee también este artículo: «Discriminación en Chile, quieren despenalizar la pedofilia»

Sobre El Autor

Periodista en formación, Biker aficionado, Pro feminismo, Pro Migración, Latinoamericanista, Defensor de los DD.HH y la democracia plena. Made in Chile.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.