Esta es la primera entrega de #LaColumnaDelZorro, así que, naturalmente,  debo presentarme.

Es normal que al conocer a alguien le hables un poco de ti, de tus gustos y los menesteres a los que dedicas tus días; intentas explicar quién eres, podría decirse que te defines para que ese otro ser humano pueda de manera abstracta comprenderte un poco. Surge un problema cuando además de definirte para los demás, comienzas a definirte para ti mismo, ya que si lo pensamos bien, definirse es coartarse, de hecho, “definir” proviene del latín dēfĭnītĭōnis (delimitar) y, déjenme decirles algo: delimitar a un ser humano es una estupidez. Las personas gozamos de una magnífica capacidad de crear, de estructurar pensamientos, de apropiarnos de lo que nos rodea; no vale la pena definir quienes somos.

La sociedad nos presenta un modelo a seguir en el que para ser, se debe también parecer, pues es la imagen lo que legitima quienes somos ante la sociedad, o al menos eso demanda este sistema de consumo en el que vivimos, pero, ¿no creen que esto deba cambiar? Porque siempre habrá niñas que vistan de rosa pastel y amen el metal, o personas que usen botas de casquillo y las adornen con estoperoles para después pulir la pista al ritmo de una cumbia. Las personas somos indefinibles, somos diversas, siendo un soso mainstream podría citar “we are infinite” —le pese a quien le pese: sí—. Comencemos a ser conscientes de ese universo de posibilidades para ser felices y pasarla cada vez mejor.

Cuando empiezas a vencer ese lastre de definirte a ti mismo ganas libertad, te das cuenta que a pesar de que algo te agrada, posiblemente algo de características completamente contrarias te agrada también y sin sentir que eres infiel a ti mismo; otra ventaja de no definirte es que haces las paces contigo y ya no te contrarías, pues aceptas que eres lo que eres y punto, así, sin etiquetas aburridas.

Para presentarme ante ustedes y puedan así conocerme un poco sólo les diré que me encanta el viento (me gusta que se deslice sobre mi piel  y caminar con las palmas de mis manos abiertas para atraparlo unos instantes). Amo a los animales, soy fundador de Cafesa (Colectivo Animalista de la FES Acatlán), en mi familia somos cinco humanos, doce perros, dos gatas, tres tortugas muy grandes y muuuuuchos peces, todos mis animales son adoptados y/o rescatados, también tengo algunos más que se encuentran en adopción. Mi animal favorito es el zorro, de ahí que el logo de mi marca de fotografía sea uno sosteniendo una cámara, por cierto, también amo pintar con luz, es decir, fotografiar; ¿no creen que los zorros son animales magníficos? Disfruto mucho locutar en radio. Mi género musical favorito es el jazz. Temo menos a la etiqueta de la locura que al estigma de la conformidad, así que defiendo las causas en las que creo a capa y espada. Adoro el español y su riqueza lingüística, me apasiona escribir; actualmente quiero desarrollar cuentos para niños. Intento encender velas en vez de maldecir la obscuridad. Creo que todo fluye y todo tiene una razón de ser.

imageSueño con tener un albergue gigantesco para todo tipo de animales en situación de indefensión, sin importar si son cerdos, perros, humanos o iguanas. Nuestro mundo atraviesa una etapa difícil, pero todos podemos hacer algo por mejorar nuestro entorno, ¿qué mejor que hacerlo juntos?

Me encantará escribir para ustedes semana a semana.

Tw/Snap/IgPer: @IsAnimAlex

Ig: @IsraelAlejandroPhoxtography

Sobre El Autor

Intento encender velas en vez de maldecir la obscuridad. Amo las nubes y las palabras. Estoy aprendiendo a vivir y algún día seré Hokage, ¡de veras! ॐ 🎷❤️📷 Tw/Snap/Per/Ig: IsAnimAlex Ig de fotografía: @iPhoxtography #Phoxtography Página de mi fundación: facebook.com/cafesacatlan

Artículos Relacionados

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.