A pesar del discurso homofóbico de algunos asambleístas y las quejas del «Frente Nacional por la familia» la recién creada Asamblea Constituyente aprobó con 68 votos a favor y 11 en contra elevar a rango constitucional el reconocimiento del matrimonio igualitario, mejor conocido como entre personas del mismo sexo, en la Ciudad de México, vigente en la capital desde el año 2009.

La sorpresa en la votación fue el “voto libre o de conciencia” del PAN que, por primera vez, reconoció que entre sus filas hay militantes y simpatizantes de la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Travesti, Transgénero e Intersexual (LGBTTTI).

“Se reconoce en igualdad de derechos a las familias formadas por parejas de personas LGBTTTI con o sin hijas e hijos, que estén bajo la figura de matrimonio civil, concubinato o alguna otra unión civil”, dice el artículo 16 inciso H numeral 2 aprobado este martes.

Como un avance en la elaboración de la Carta Magna de la Ciudad de México y en reconocimiento de los derechos de las personas que integran esta comunidad, los constituyentes votaron en favor de la propuesta de la activista Lol Kin Castañeda integrante de la bancada del PRD, que especificaba el reconocimiento del matrimonio “civil” para “dar certeza jurídica” a los integrantes de ese sector de la población.

Promotora de este derecho desde que fue reconocido en 2009, Castañeda argumentó que “el matrimonio civil no afecta los derechos de terceras personas ni vulnera el bien superior de niñas y niños, sino que fortalece los derechos humanos, el respeto, la igualdad y la dignidad”.

Jesús Ortega, del PRD, dijo que ese partido era “congruente con su actitud en defensa de los derechos humanos y lo hacemos con actitud responsable”.

En la discusión del pleno, el PAN dejó su voto “en libertad” o “de conciencia” pues, según la diputada panista Teresa Gómez Mont, dentro de su partido hay personas y simpatizantes “con esas características”.

Dijo: “reconocemos que al interior del PAN hay personas con esas características y simpatizantes, gente que vota mayoritariamente con Acción Nacional, y tenemos que tener respeto por todos ellos, por los que toman una posición en un sentido u otro, y con electorado que ha sido tan fiel, hoy habrá voto de conciencia en lo individual”.

No obstante, legisladores como Federico Döring, Cecilia Romero y Margarita Saldaña se pronunciaron por el “no”.

En contra también votaron Aida Arregui, Hugo Erick Flores y Andrés Millán del PES, y Alejandro Bustos, del PVEM. El PRI primero dijo que apoyaría la propuesta, pero minutos después, aclaró que el voto sería particular.

El proyecto votado incluyó el mandato de que el gobierno capitalino establezca políticas públicas y adopte las medidas necesarias para la atención y erradicación de la discriminación de las personas por orientación sexual, preferencia sexual, identidad de género, expresión de género o “características sexuales”.

Pero no todos han recibido la noticia con entusiasmo, el Frente Nacional por la Familia lamento la decisión e hizo un llamado al jefe de gobierno Miguel Angel Mancera para que la Constitución de la Ciudad de México no caiga en «desequilibrios generistas» (el presente medio desconoce el término) . ¡Enhorabuena por la #CDMX!.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.