México ocupa el segundo lugar mundial en Transfeminicidios. La esperanza de vida promedio de una persona trans es de 35 años en América Latina. Un promedio de 100 personas de la comunidad LGBTTTIQA son asesinadas de manera violenta al año, pero sólo 10% es investigado como crimen de odio, aún cuando al menos 22 sufren violencia sexual antes o después del asesinato y 60 más muestran signos de tortura. 27%, siendo las mujeres transgénero o personas transgénero con expresión femenina el principal blanco de los ataques y en 2019 se cometieron 64 transfeminicidios, lo que representa casi el 55% del total de homicidios registrados contra población LGBT.

Negarles su identidad a las personas trans, discutir sobre sus cuerpos, deshumanizarles, propagar narrativas biologicistas entre muchos más actos violentos, son parte de un estúpido discurso de odio que cuesta vidas.

Con el corazón adolorido, el día de ayer recibimos la noticia de que la doctora Maria Elizabeth Montaño de 47 años de edad, médica del Hospital Siglo XXI del Instituto Mexicano del Seguro Social había perdido la vida.  Familiares de la también activista habían denunciado su desaparición el pasado 8 de junio después de que saliera de trabajar.

En Gen Magazine, honramos la valentía con la que enfrentaste la vida y estamos de luto este mes del orgullo.

Cuando nos preguntan la razón por la que seguimos luchando y alzando la voz, cada vez más fuerte, con más colores y más rabia, es para que ninguno de nosotros vuelva a callar o a sufrir encerrado en un clóset y mucho menos morir por ser quien era.

Maria Elizabeth Montaño, jefa de Calidad Educativa del Área de Educación en Salud en el IMSS fue la única mujer latinoamericana que participó en 2019 en la Conferencia Internacional para la Formación de Médicos Residentes, celebrada en Canadá, con la ponencia Estrategias para promover la diversidad.Contaba con formación en psicología laboral, aprendizaje por simulación y había sido responsable nacional del curso de especialización en Medicina de Emergencia en el IMSS y coordinadora del Subcomité Académico de Medicina de Emergencia de la UNAM.

Mucho se especula sobre su muerte e incluso la versión de que tenía intenciones de quitarse la vida y habría dejado un correo electrónico listo para que sus seres queridos lo leyeran después de cierto tiempo está tomando más fuerza en estas ultimas horas. Ella murió, y ella luchó. Perdimos una luz hermosa en la sociedad y eso es lo que hoy nos pesa. Ella levantaba la voz en contra de la discriminación y por cada protesta, daba dos cosas bellas y nutritivas a nuestra sociedad. Así fueran sus palabras de aliento a quien recurría a ella, como sus fotos o su pasión por el anime.

Si nos la arrebataron, queremos justicia. Si ella misma se cansó de este plano existencial, lamento mucho que su historia la haya llevado a tomar esa decisión. Podría apostar mi cabello que por más fortaleza y sonrisas que mostrara, el ser tan única y congruente con quien deseaba ser, en una sociedad como la mexicana, es nadar en contra de un tsunami.

Que la muerte de Maria Elizabeth nos haga voltear a ver lo que estamos haciendo cada uno como parte de esta sociedad. Les ruego de rodillas que cada que intenten hacer daño, cada que de sus bocas salga un discurso de odio hacia el otro, realmente piensen si es verdad, o si es algo masticado y arraigado de años y años. Cambien los factores y piensen que en vez de ser una preferencia genérica o nuestra identidad de género, son nuestros papás de quiénes hablamos. La sociedad solamente se divide entre las personas que aman a sus padres y quienes aman a sus madres.

El exigir nuestros derechos no significa que invalidemos los de los demás.

¿Qué daño les están haciendo? ¿Cada persona que decide amar de manera diferente le está quitando la comida a tu familia?

¿El amor propio requiere de sangre ajena? ¿Y si fueras tú quien ama distinto, tu mamá, tu abuelito el más querido, tu futbolista favorito?

Si esta lucha también me pone en la mira, ¿Qué fue lo que hice mal? Se me parte el alma en cachitos cada que veo una foto de Maria Elizabeth sonriendo, sintiéndose orgullosa de ser ella y me lamento por todas las personas que sin salir en las noticias están sufriendo.

Descansa en paz, Maria Elizabeth. Que nosotros seguiremos luchando por ti y por todos aquellos que hemos perdido en este camino hacia la equidad. Con cariño escribimos esto, prometiéndote que seguiremos más comprometidos que nunca.

NO ESTÁN SOLOS.

Sus vidas son muy valiosas, por favor no pierdan la esperanza, porque no nos vamos a detener.

Este año tal vez no marchemos ni ondearemos las banderas de colores en las calles, pero si seguiremos alzando la voz para manifestarnos en contra de una sociedad intolerante, violenta y homofóbica.

En este mes del Pride buscamos cambiar el miedo por orgullo, desde el encierro clamar libertad para que las personas puedan estar #encasaperolibres de violencia prejuicios y discriminación.

Te invitamos a que seas parte del movimiento, usando el hashtag #EnCasaPeroLibres, que nos cuentes tus experiencias, que puedas alzar la voz con nosotros y también claro si necesitas a alguien que te escuche, necesites un abrazo, una guía o para realizar alguna denuncia, no dudes en escribirnos a contacto@genmagazinemx.com también si requieres algún asesoramiento psicológico con nuestra especialista  lanori1369@gmail.com 

El equipo de Gen Magazine está con ustedes. Nadie está solo. #EnCasaPeroLibres

Sobre El Autor

Godinette pura sangre de día. Sexóloga todo el tiempo.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.